1 enero

Cada que comienza un año me acuerdo de Diarios de Alejandra Pizarnik.

Me recuerdo a mí planeando acudir a la biblioteca de la ciudad para volver a pedirlo en préstamo, no sé si era una especie de ritual de la tristeza, pero debido a la pandemia este año no se pudo.

Pero ¡Ey! Que ya lo he descargado de forma digital, como siempre.

No sé si a ustedes les pase, que leen a alguien y no es que se conecten, sino que se apropian de esas palabras debido a lo que están sintiendo y viviendo. Qué difícil sentir tanto y tan así

Palabras revueltas 
y
absurdas.
Palabras que enganchan
y
que abandonan.
Palabras sobrias
y
sombrías.
Palabras tristes
y
que
c
a
e
n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s