Un semáforo en rojo

Un semáforo en rojo, unos ojos hinchados y la garganta ronca.

Entonces fue ahí que me di cuenta.

Sólo yo podría darme la historia de amor que tanto había idealizado para mí.

Tendría que ajustar el pequeño detalle, que nadie más me acompañaría, pero yo podría darme todo lo que quería.

Al menos es mejor saber porque lloro a estar conteniendo el llanto porque alguien más no lo entiende.

Sólo yo podría darme exactamente lo que buscaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s