Miedo al exterior

Un listado sobre los miedos hacia el exterior.


El miedo ya no se me nota.

Ya no me castañean los dientes.

Ya no me hago bolita entre las cobijas.

Ya no corro a la cama después de apagar la luz.

Ya no me asusta quedarme sola en un lugar.

Ya no grito con las películas de terror.

Ya no me asusta visitar cementerios ni tumbas.

Ya no me da miedo mirar muertos.

Pero todo esto no significa que no tenga otros miedos.

Miedos que no externo.

Miedos que sólo existen dentro de mi cabeza.

Miedo de descubrir que algo que no se quiere, sea cierto.

Miedo a la decepción continúa.

Miedo a seguir confiando en el ritmo que lleva la vida.

Miedo de no dejar huellas detrás de mí.

Miedo de dejar demasiadas señales de mi existencia.

Miedo de decepcionarse a sí.

Miedo de convertirse en intolerante.

Miedo de que deje de gustarme el helado de vainilla.

Miedo de no poder continuar citando cuanto miedo tengo.

Tengo miedo, ya no se nota porque igual lo hago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s