Escribamos una carta informal

Hola, espero que dentro de todo lo que acontece en el mundo cada uno de ustedes se encuentre bien.

Hoy nos vamos a retar mutuamente, yo porque trataré de guiarlos a través de un ejercicio de escritura y ustedes porque trataran de hacerlo. Como ya pudieron leer, escribiremos una carta informal.

¿Por qué una carta? y ¿Por qué informal?

El otro día hablando con unos amigos, descubrí que es más común que en la actualidad ninguno haya recibido una carta del puño y letra de alguien. Tal vez los más reacios a dejar que muera esa tradición, otros sólo por una cuestión vintage y no olvidemos que los bancos siguen mandándolas —aunque no son informales—.

Informales porque así las clasifican cuando no tienen que ver con asuntos legales o financieros. En ellas expresamos —en la mayoría de los casos— los pensamientos hacia una o más personas.

Tal vez para los adultos más longevos resulte curioso que se explique, pero nuestras generaciones cambiaron y uno de los cambios más abruptos fue el de la correspondencia.

Comencemos

Necesitamos:

  • Hojas de papel limpias o recicladas. Un pedazo de papel de cualquier tipo, también funciona.
  • Pluma, lápiz, plumón o algo para escribir.

Hay quienes han romantizado el momento de la escritura de una carta, yo me atrevo a decir que es una imagen creada por los medios de comunicación. En la mayoría de los casos se escribe como se puede y con lo que se tiene a la mano, de repente uno va en el transporte público todo apretujado y surge la idea de un verso o algo en prosa. Pero continuemos.

Si usted es de los que requiere sentarse en un ambiente sereno y demás, igual está bien. ¿Sabe? Es curioso porque todas las personas que tratan de escribir poseen metodologías diversas para hacerlo. Hay quienes les dirán que hacen todo un ritual, otras más dirán que sólo pueden hacerlo con ciertos materiales y otras que sólo lo logran en compañía de equis o ye situación.

Personalmente le aconsejo adoptar el que le venga mejor a usted, a su personalidad, a su tiempo y ritmo de vida. Lo que sí necesita SIEMPRE es leer, leer todo lo que pueda y a quien pueda. Leer lo que disfruta, además de aquello que se le complica o no es de su preferencia. No por una cuestión de elitismo cultural, pero sí como una biblioteca de referencias.

Ahora sí, escribamos

1.- ¿Qué es lo que quiero decir en mi carta?

Parece muy obvio plantear la pregunta, pero pensemos. ¿Qué necesito yo decir a través de mi puño y letra que no puedo expresar con una llamada o con mensajes instantáneos?

2.- Cuente su mensaje principal a través de las palabras

Ahora que ya sabe por qué y qué va a decir, hágalo como si fuera a contar una historia con sus: principio, núcleo y final. Así con cada una de las ideas específicas que serán el cuerpo de la principal.

Hágalo a través de las palabras, no use demasiadas onomatopeyas o memes actuales, es algo distinto.

3.- Disfrute y sufra

Plantear ideas de una forma coherente no es tan fácil, pero nada es imposible. También es cierto que no sale a la primera, menos si no se tiene la práctica o el conocimiento, pero para eso es que estás tomando este reto.

Finalmente

Espero que les haya servido como una pequeña guía. Sólo ustedes comprenden el valor de sus mensajes a través de las cartas informales, pulir el estilo puede ser de gran ayuda. Y el detalle siempre va a contar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s