Sin saber muy bien de qué escribo

Escrito un 18 de marzo del 2018

De antemano extiendo mis disculpas a quien vaya a sentirse ofendido por lo que van a leer a continuación.

Bajo los influjos de la tristeza es que escribo esta carta, una de las más sinceras que van a encontrar por aquí.

Entre la conmoción, la inocencia y sobre todo el enojo es que escribo.

Ecribo para no volver más enajenada al alma de lo que puede ser capaz de soportar, más bien escribo para soportarme.

Ayer después de un par de meses volví a besar a otro ser humano, hace mucho que no siento nada por un beso, tal vez sea por el hecho de que los he romatizado tanto. 

Resulta que en el año actual un beso no significa nada, sólo es un intercambio de saliva para probar el terreno hacia el deseo de entrelazar dos cuerpos.

¡Qué triste!

Al menos para mí que sigo esperando que el amor de mi vida se me aparezca un día de estos.

Ayer me dijeron ilusa, prefiero creerme inocente. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s