Murámonos todos hoy

Angie Farfán

Murámonos todos hoy. ¿Para qué postergar la espera si sabemos cómo termina?

Además, resultará beneficioso para la tierra. Ella está cansada de nosotros; y nos lo hace saber, cuando el clima se vuelve más extremo que de costumbre; cuando su placas crujen, se rompen y se reacomodan; cuando sus volcanes exhalan buscando aire, buscando paz.

Murámonos todos hoy. ¿De qué sirve sí entre nosotros -los humanos- no sabemos convivir juntos?

El más pequeñito le saca la lengua a su igual por asuntos que parecieran minúsculos, pero ese mismo pequeñito se hace mayor y ahora no sólo disfruta mostrando su lengua sino haciendo sufrir al otro, se ensalza de gozo cuando sabe que al otro no le está yendo tan bien como a él.

Murámonos todos hoy porque el amor ya no existe. Mucho se escribe, se canta y se dice; está tan lejano de ser lo que era que ya nadie recuerda cómo debería sentirse, cómo debería vivirse. Hablan, juran y maldicen en su nombre. Pero ¿Qué culpa tiene él que no puede defenderse porque ya se murió?

Murámonos todos hoy, un día más, un día menos. Que sólo trabajamos para sobrevivir al día que viene y de ese al siguiente. Llenamos de apatía los vagones, infelices porque nos engañamos con eso “del todo prometido” y aquello que buscamos es lo que menos nos hace falta.

Murámonos todos hoy porque somos tan egoístas que esperamos a que ese día jamás llegue, nos decimos inmortales y groseramente lo escribimos. Así que lo mejor es morirnos todos hoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s