Malas decisiones

Son bien fáciles de tomar, usualmente uno sólo se da cuenta de las consecuencias cuando ya no hay marcha atrás. Existen en diversos tamaños y de distintas propiedades. Las hay inimaginables y hasta torpes. Pueden acabar con algo o alguien. Pero continuando con la vida... Son inevitables. No es consuelo ni rendición.